Bebé andando descalzo

4 errores comunes al comprar calzado para nuestros hijos

Tal vez con la llegada del buen tiempo estás pensando en comprarle algo de calzado de verano para tus hijos. Hoy solo queremos darte cuatro pautas para que no cometas cuatro errores comunes:

  • Comprar el calzado más grande para que le valga toda la temporada: el calzado tiene que acomodarse al tamaño real del pie del niño. Si el zapato no es justo de su talla podría alterar su forma de caminar, provocarle inestabilidad o crearle ampollas o laceraciones.
  • “Heredar” zapatos, pasando de unos a otros hermanos o entre familiares o amigos: la pisada de cada persona es diferente y compartir calzado puede distorsionar la misma.
  • Reutilizar el calzado de la temporada pasada, sin tener en cuenta el desgaste del calzado, el crecimiento del pie…
  • Comprar el calzado solo atendiendo a su precio “porque, total, les va a durar poco”. Aunque, que sea más caro no asegura que sea mejor, este no es el factor principal que debes analizar, sino su calidad.

 

Niña corriendo con calzado de verano

Y un último consejo: si aún no has llevado a tu hijo al podólogo… ya estás tardando. ¡Pon sus pies en buenas manos!

GuardarGuardar

GuardarGuardar

No Comments

Post A Comment